Seguidores bloggeers

miércoles, 1 de junio de 2011

Fuego y cenizas



INCREDULIDAD
Fuego y cenizas,
arde el paraíso.
Tal devastación resulta impensable, inimaginable,
en una isla tan pequeña.
¡1576 hectáreas arrasadas!
¡¿cómo no lo detuvieron antes?!
¿cómo es posible que no se enteraran antes?
Disponemos de una máquina quitanieves y desde que tengo uso de razón solo he visto nevar dos veces.
Después de lo de Benirrás,
¡Solo tenemos u helicóptero!
¡No es posible!
Es sabido las deficiencias que sufren los miembros del ANEI.
Sin medios, sin recursos, solos.
¿Por qué no hay cortafuegos?
¿Cómo ha podido el fuego arrasarlo todo sin que nada lo detuviera?
Increíble.


TRISTEZA
Fuego y cenizas,
arde el corazón.
Vuelvo a casa cansado de trabajar,
Pero algo ha sucedido.
El cansancio desaparece, el pesar lo sustituye.
Una mórbida luz ilumina el horizonte
y pronto terribles antorchas me afirman lo temido.
Durante todo el trayecto el infierno me acompaña y
al llegar al camino de casa no puedo contener las lágrimas,
y me quiebro cual espejo contra el suelo.
Aquella noche no dormiremos,
rogando para que al menos no venga a nosotros,
que no nos consuma la vida.


REFLEXIÓN
Fuego y cenizas,
arde la sociedad.
Sucedió algo parecido hace menos de un año.
pero ha vuelto a repetirse,
¿qué pasará el año que viene?

Los nidos de las aves ardieron con sus crías dentro.
El conejo en su madriguera ardió.
Las lagartijas debajo de las piedras no encontraron refugio,
y ardieron.
Nosotros ardemos.

Pero no es importante,
Los políticos están demasiado ocupados para prestarles atención,
Discutir, debatir sobre la economía del país
(no de sus ciudadanos)
Es mucho más importante.
La economía, su economía…
PATÉTICO.

16 comentarios:

  1. Gracias Pedro por ponerme al tanto. He tenido el placer de recorrer la isla y reconocer su belleza. Tengo ganas de volver algun dia. Abrazo.
    La foto del fuego impresiona

    ResponderEliminar
  2. Son tremendas tus letras que pone de manifiesto tantas deficiencias una vez más, ahí como en muchos otros países incluyendo el mío ante tal devastación. Un abrazo inmenso y mucha fortaleza.

    ResponderEliminar
  3. Es una lástima ver como lo que le ha costado tantos años a la naturaleza construir en tan poco tiempo el fuego lo destruye sin que nadie lo impida.
    Un abrazo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Querido Pedro se agradecen reflexiones como esta y encima en poesía bella..

    reflexiones que duelen..

    no voy a comentarte mas..

    las siento como tu..

    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. El día que un político llegue a ser y pensar como un humano habremos dado un paso adelante en la historia.

    ResponderEliminar
  6. Pedro, has construido tu escrito de una forma maravillosa y nos deja reflexionando con mucha tristeza.
    Te dejo un gran abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  7. esta asturiana te da infinitas gracias por concedernos el privilegio de ser testigos de tan sublime y triste reflexión y sin esperar ser molestia me quedo en tu morada, un besin.

    ResponderEliminar
  8. Y son las manos asesinas del hombre.
    Que mata la vida que ama.
    Que libera su furia con la madre tierra.
    Y son los ojos testigos en puño cerrado.
    Y son las bocas silencio.
    Y las lagrimas la lluvia perecedera.

    Mi beso

    ResponderEliminar
  9. ¡No se les quemará la conciencia!


    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado y te apoyo con todo mi corazon.
    Ojala los políticos pensaran en algo más que en el sucio dinero.
    Siento mucho el incendio.

    ResponderEliminar
  11. Una manera preciosa de contar tus sentimientos. Cada verano me entristece ver como se queman hectáreas de bosque sin que nadie haga nada. Muy triste :(

    ResponderEliminar
  12. Se me encoge el alma cada vez que veo un incendio así....
    Me ha encantado como has expresado tu reflexión!
    Con tu permiso me quedo por aquí!!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por estar ahi.
    Siempre estas ahi.

    Me ha hecho mucha gracia... eso de que como no tiene perro...jaja
    Pobres perros, que a veces tienen que aguantar lo inaguantable. La que me ha escrito esas burradas, mejor que no tenga perro.

    ResponderEliminar
  14. La naturaleza juega con el factor sorpresa, y ahí uno entiende de la insignificancia que representa, y de la que se olvida tras inventos, guerras y billetes.
    La naturaleza nos está hablando en un idioma que no entendemos, pero las señales son evidentes.

    Mi beso Pedro (:

    ResponderEliminar
  15. Cada día mi corazón se entristece al saber de nuevos desastres, muchos de los cuales son producto del hombre en su tremenda avidez. Al comenzar el blog que conocés, tenía un concepto diferente de las cosas...

    Querido Pedro, me extraña algo; ya van dos veces en las que me anoto para seguirte y no aparezco.
    Google no anda bien en ese sentido, me sucedió igual con otros dos blogs.

    Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar